domingo, 26 de febrero de 2012

Fragmento 5: Flores para mi tumba

En la actualidad.
En la radio suena R&M de Rihanna. En lo que llevan de viaje la habrá escuchado algo así como cincuenta veces. A esta le sigue On the floor, de Jennifer López, que habrá sonado el doble de veces que la anterior. Los encargados del track list de esa emisora no se complican mucho la existencia.
Ponen los éxitos que más suenan ese verano, uno tras otro. ¿Que se repiten? No importa. Con lo que se esmeran seguro que tampoco tienen muchos oyentes que se den cuenta.
Sandra se ha cansado de intentar llamar la atención de Jairo sobre el arañazo que lleva la puerta. Parece que el coche le importa menos de lo que sospechaba.
El sol ya no pega con tanta fuerza, pero todavía hace mucho calor. Ir sin la capota ayuda bastante a soportarlo.
Mira la marca morada que rodea su muñeca. Ya se está acostumbrando a tenerla ahí, al igual que las esposas. Es curioso que, aún muerta, le sigan saliendo moratones. No logra comprenderlo.
Su captor se ha empeñado en ir por carreteras secundarias que atraviesan las zonas desérticas de Andalucía. Más seguro, sí, pero aburridísimo. Si no fuera imposible, dadas sus circunstancias, ya se habría muerto de aburrimiento. Matorral de esparto tras matorral de esparto. Como mucho, tendrás suerte de ver algún que otro matojo de romero rompiendo la serie. Y eso es todo. Secarral total.

Jairo la mira de reojo con disimulo. ¿Lleva más de diez minutos callada? ¿Es eso posible? ¿Se encontrará bien? Frunce el ceño ligeramente, pero no se le nota. ¿En qué estará pensando? Espera, ¿qué le importa a él? Nada. “Nada”. Repite de nuevo en su cabeza, esta vez con más convicción.
El chico intenta mantenerse sereno, pero es increíble el poder que ejerce Sandra sobre él. Mientras más calla la chica, más intenta él suponer sus pensamientos. ¡Y no consigue parar de hacerlo! Igual está callada porque se encuentra mal. Sí, quizá sea eso. A lo lejos se adivina el cartel de una gasolinera. Parará allí, por si necesita ir al servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada